5º slide proyecto belharra 4º slide proyecto belharra 3º slide proyecto belharra 2º slide proyecto belharra 1º slide proyecto belharra
Investigación Divulgación Educación PROYECTO BELHARRA

Historial del barco - El Belharra

Nombrado por primera vez en 1992 como "La Notre Dame" en Rouen (Francia).
Tiene por su popa nada menos que una vuelta al mundo, y sellos en la documentación de lugares como: -Papeete, Îles du Vent, Polinesia Francesa -Pointe-à-Pitre, Guadalupe -Marquesas Islands, Polinesia Francesa -Fort-de-France, Martinica -Tonga

Fué renombrado en 2005 como Belharra por Marie y Christophe Maitre. Lo compraron en el Mediterraneo con la intención de navegar hasta la Antartida, ya que se trata de un barco preparado para navegación oceánica. No obstante, por razones de incompatibilidad laboral, decidieron donarlo. Su nombre hace referencia a un tipo de ola que únicamente se forma en la entrada de San Juan de Luz o Sokoa en euskera (Parte francesa del País Vasco).

¿Cómo nace el proyecto?

El proyecto Belharra nace el 15 de febrero de 2014, cuando un matrimonio francés (Cristophe y Marie), decide donar el velero Belharra por el valor simbólico de 1€ con destino a un proyecto singular de carácter no lucrativo.

Iñaki Urkia, docente de náutica en la Escuela de Formación Profesional IES Blas de Lezo de Pasajes y navegante, se interesa por el barco ya que una de sus hijas, apasionada de la navegación y estudiante de Biología, era integrante de una asociación de estudiantes universitarios, cuyo afán es el conocimiento y conservación del medio marino.

Se contactó con el decano del Colegio Oficial de Biólogos de la comunidad valenciana, José Ignacio Lacomba, el cual apoya el proyecto y lo da a conocer entre distintos colectivos con objetivos afines, con la intención de formar una asociación de asociaciones, pero dada la complejidad del proyecto estas asociaciones se fueron descolgando, quedando tanto la embarcación como el proyecto a merced de una única persona, la actual presidenta Uxue Urkia, que tras avanzar en la reforma y consolidación del proyecto, fué creando un grupo de profesionales de la mar y ciencias complementarias. Finalmente se creó la asociación IDEMAR Belharra para la gestión del proyecto y la embarcación.

Cristophe y Marie Maitre con Iñaki Urkia

Travesía Mazagón-Valencia

Gracias a la aportación económica de asociaciones colaboradoras y la empresa Dexilon automation S.L. conseguimos el dinero suficiente para traernos el Belharra a Valencia. La aventura comenzó el 6 de agosto del 2014...

Los primeros en llegar fueron el capitán Iñaki y el mecánico Richard, seguidos de Carles, Alba y Uxue, los últimos en incorporarse fueron Roger y Lucia. Tras 4 días de duro trabajo en Mazagón, poniendo a punto el motor, montando la maniobra de las velas, haciendo habitable nuestro Belharra... salimos rumbo a Cádiz.

Navegábamos ilusionados, con ganas de emprender la travesía, de ver lo que tenía preparado el Mediterráneo para nosotros, cuando de pronto el motor se paró. Un fallo en la bomba de gasoil hizo que el motor se parara. Mientras Richard arreglaba la avería y en cubierta izábamos las velas, tuvimos la mala suerte de enganchar un palangre de pesca.

Picamos el cabo y pudimos llegar hasta Cadiz sin forzar el motor. A la mañana siguiente nos echamos al agua y sacamos los restos del palangre aun enganchados en la hélice. Aprovechamos la parada técnica para reponer energías de la tripulación a base de tortitas de camarón, cazón en adobo, ortiguillas... Pasamos dos noches para instalar el piloto automático y zarpamos de nuevo rumbo al estrecho de Gibraltar.

Eran las 23:20 en el estrecho, navegábamos al sur de Gibraltar cuando empezó a cerrarse en niebla, oíamos los barcos, pero no los veíamos... Decidimos entrar de arribada en el puerto más cercano: Sotogrande. Amarramos en la gasolinera y descansamos aliviados de estar en puerto. Tras pasar la niebla, volvimos a zarpar rumbo a Almerimar. Los delfines, la calma chicha y amaneceres de paz fueron protagonistas. Realizamos 2 noches en Almerimar por la mala previsión del tiempo metereológico. Tras un par de días navegando, entramos en Cartagena para repostar gasoil y volvimos a salira la mar hasta llegar a destino, Valencia. Finalmente el Belharra llegó a Valencia el día 20 de agosto de 2014. Durante toda la travesía nos acompaño un cámara profesional que dejo constancia del día a día en el Belharra, creando después un pequeño documental.